Mujer gravemente quemada por un aerosol de cocina que explotó en una bola de fuego recibe $7.1 millones en daños

Mujer cocinando al fuego recibe $7.1 millones en compensación por explosión de aerosol

El veredicto, emitido el lunes a favor de Tammy Reese de Shippensburg, Pensilvania, es el primero de numerosos otros casos de víctimas de quemaduras en todo el país con historias similares que citan accidentes ocurridos con marcas de aerosoles de cocina hechos por Conagra, incluida su popular marca de supermercados Pam.

Reese estaba trabajando en la cocina de un club social en mayo de 2017 cuando, según una demanda presentada en su nombre, “de repente y sin previo aviso” una lata de aerosol de cocina Swell “explotó en una bola de fuego, causando quemaduras y lesiones”. Según uno de sus abogados, Craig Smith, sufrió quemaduras de segundo grado profundas en la cabeza, cara, brazos y manos, y el tejido cicatricial continúa limitando su movimiento seis años después.

Según el veredicto del tribunal de circuito del condado de Cook, Conagra Brands, con sede en Chicago, debe pagar $3.1 millones en daños compensatorios y $4 millones en daños punitivos a Reese. Conagra Brands es la empresa matriz de Pam y muchas otras marcas de alimentos de alto perfil, incluyendo Marie Callender’s, Reddi-wip, Swiss Miss, Hunt’s, Chef Boyardee y Slim Jim.

La compañía dijo en un comunicado por correo electrónico que no está de acuerdo con el veredicto del jurado y que “la seguridad de nuestros productos y nuestros consumidores siempre es una prioridad principal para Conagra”.

“Seguimos apoyando nuestros productos de aerosol de cocina, que son seguros y efectivos cuando se usan correctamente, según las instrucciones. Estamos evaluando nuestras opciones legales, incluida la apelación”, dijo el comunicado.

Smith dijo que hay más de 50 casos pendientes contra Conagra de otras víctimas de quemaduras en todo el país, y que la empresa se ha negado a hacer un retiro de productos de las latas “defectuosas”.

“Esto es realmente el comienzo de un problema grave para Conagra”, dijo otro abogado de Reese, Peter Flowers, el martes.

Los accidentes involucraron modelos de aerosoles de diferentes marcas fabricados entre 2011 y 2019 que utilizaban un sistema de ventilación con un umbral de calor más bajo que las versiones anteriores, explicó Smith. Según la demanda, cuando la lata se calienta demasiado, las válvulas en la parte inferior se abren para liberar presión, descargando su contenido altamente inflamable al aire.

Los consumidores pueden verificar si sus latas de aerosol están ventiladas observando si la parte inferior de la lata tiene cuatro pequeñas aberturas en forma de U, dijo Smith. En general, las latas de aerosol más grandes, de 10 onzas (0,3 litros) o más, en lugar de las latas de 6 onzas (0,18 litros) que se venden comúnmente, son las afectadas, según él.

El aerosol de cocina que explotó cerca de Reese había sido almacenado en un estante a unas 18 pulgadas (46 centímetros) sobre la estufa, según Flowers.

“En una cocina comercial, ese es un lugar normal donde la gente deja sus latas de aerosol de cocina cuando las está usando. Y lo mismo ha sucedido en todo el país, no necesariamente en estantes sobre estufas, sino en estantes cerca de estufas, en encimeras”, dijo.

En respuesta a demandas similares en 2019, Conagra dijo que el sistema de ventilación se utilizaba en un número limitado de latas pero fue eliminado durante un rediseño del producto ese año. Conagra dijo que el rediseño no estaba relacionado con las demandas y formaba parte de un esfuerzo para estandarizar las latas de la empresa.

Conagra dice que Pam y otros aerosoles de cocina tienen etiquetas de advertencia claras en la parte delantera y trasera que indican a los consumidores que el producto es inflamable y no debe dejarse sobre o cerca de una estufa o fuente de calor. El aerosol de cocina no debe almacenarse por encima de 120 grados ni rociarse cerca de una llama abierta, dijo la compañía.