¿Realmente valen la pena las gafas de luz azul? Un nuevo análisis dice que pueden no tener impacto en la fatiga, la tensión ocular o el sueño.

¿Valen la pena las gafas de luz azul? Un análisis dice que no afectan la fatiga, la tensión ocular o el sueño.

Según Harvard Medicine, la luz azul puede ayudar a aumentar la concentración y el estado de ánimo durante el día, pero puede interrumpir el sueño por la noche y suprimir la liberación de melatonina, la hormona del sueño. También se ha culpado a la luz azul de la fatiga ocular y la incomodidad. Como resultado, las personas han estado gastando dinero en gafas que filtran la luz azul con la esperanza de dormir en paz y reducir la fatiga visual. Aunque la luz solar es la principal fuente de luz azul, nuestras dietas digitales excesivas han hecho que las personas estén preocupadas por sus niveles de exposición a la luz azul.

Pero una nueva investigación dice que los beneficios sugeridos de las gafas con luz azul son confusos.

En un análisis de 17 ensayos controlados aleatorios de seis países, publicado en la Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas el jueves, los investigadores encontraron que las gafas con luz azul pueden no mejorar la fatiga visual en comparación con las gafas que no filtran la luz azul; no se pudieron sacar conclusiones sobre su impacto en el sueño o la alerta durante el día.

“En los últimos años, ha habido un debate sustancial sobre si las lentes de gafas que filtran la luz azul tienen mérito en la práctica oftalmológica. La investigación ha demostrado que estas lentes se recetan con frecuencia a los pacientes en muchas partes del mundo y existen una serie de afirmaciones de marketing sobre sus posibles beneficios”, dijo Laura Downie, PhD, autora del estudio y responsable del Laboratorio Downie: Anterior Eye, Unidad de Traducción de Ensayos Clínicos e Investigación de la Universidad de Melbourne, Victoria, Australia, en un comunicado de prensa. “Los resultados de nuestra revisión, basados en la evidencia actual y mejor disponible, muestran que la evidencia es inconclusa e incierta para estas afirmaciones”.

Aunque la optimización de nuestra salud y rendimiento es una prioridad para muchos, es posible que las gafas no valgan la pena. Downie espera que los profesionales y los consumidores tomen nota, y agrega que como resultado de los hallazgos, ella no respalda la prescripción de gafas con luz azul al público en general.

Downie también dice que no está “claro” si las gafas con luz azul afectan la visión y la calidad del sueño, así como la salud retiniana a largo plazo. También hubo falta de información sobre las diferencias entre las gafas en cuanto a la sensibilidad al contraste, la discriminación del color, el deslumbramiento incómodo, la salud macular, los niveles de melatonina en suero o la satisfacción visual general del paciente.

La evidencia es confusa

Un artículo de 2021 en el sitio web de la Academia Estadounidense de Oftalmología dice: “no hay evidencia científica de que la luz azul de los dispositivos digitales dañe sus ojos”. El artículo agrega que la fatiga ocular que muchos de nosotros sentimos probablemente está relacionada con la tensión digital porque tendemos a parpadear menos cuando desplazamos, según el Dr. Rahul Khurana, portavoz de la Academia Estadounidense de Oftalmología.

Formas de reducir la fatiga ocular

Los expertos dicen que hay formas de mejorar la comodidad visual sin las gafas: Varía los tipos de cosas en las que te estás enfocando o tu campo de visión. Mirar una computadora todo el día solo involucra una parte específica de tu visión. También es importante parpadear y seguir la regla “20-20-20”: cada 20 minutos, mira un objeto a 20 pies de distancia durante 20 segundos.

Limita el tiempo frente a la pantalla en general y reduce el brillo cuando puedas.

Sin daño, sin falta

Aunque los investigadores no encontraron beneficios notables en las gafas con luz azul, tampoco encontraron ninguna consecuencia perjudicial clave de usarlas (además de los posibles dolores de cabeza e incomodidad asociados con el uso de gafas en general). Sin embargo, una limitación clave es la duración de los ensayos, con evaluación entre un día y cinco semanas después de usar tanto las gafas con luz azul como las gafas sin luz azul. El tamaño de las muestras también varió de cinco a 156 por ensayo. Debido a esto, el equipo solo llegó a conclusiones sobre el uso a corto plazo.

Los investigadores esperan realizar más investigaciones sobre los efectos de las gafas con luz azul en el sueño, la salud ocular y más, según el Dr. Sumeer Singh, autor del estudio del Laboratorio Downie, en el comunicado de prensa.

“Deberían examinar si la eficacia y los resultados de seguridad varían entre diferentes grupos de personas y diferentes tipos de lentes”, dijo.