Uber y Lyft pagarán $328 millones para resolver investigaciones de robo de salarios en Nueva York. Más de 100,000 conductores son elegibles para recibir un pago.

Uber y Lyft desvalijados desembolsarán $328 millones para poner fin a las investigaciones de salarios pirateados en Nueva York. ¡Más de 100,000 conductores colmarán sus bolsillos!

  • Más de 100,000 conductores actuales y antiguos de Uber y Lyft de Nueva York son elegibles para recibir pagos en un caso de robo de salarios.
  • Estos acuerdos siguen a investigaciones estatales sobre impuestos de venta y otras tarifas que se les cobraban a los conductores. 
  • El Fiscal General Letitia James dijo que Uber pagará $290 millones y Lyft pagará $38 millones.

Las compañías de transporte Uber y Lyft pagarán un total de $328 millones para resolver demandas por robo de salarios en Nueva York, anunció el Fiscal General Letitia James el jueves.

James dijo que estos acuerdos resuelven investigaciones sobre si las compañías cobraron indebidamente impuestos de venta y otras tarifas a los conductores cuando los costos deberían haber sido pagados por los clientes.

Más de 100,000 conductores actuales y antiguos podrían recibir fondos de compensación, según declaró James en un comunicado.

Uber pagará $290 millones y Lyft pagará $38 millones. Además, las compañías acordaron proporcionar a los conductores fuera de la ciudad de Nueva York licencia por enfermedad remunerada y un salario mínimo de $26 por hora. La Comisión de Taxis y Limusinas de la ciudad de Nueva York estableció salarios mínimos para los conductores en 2018.

“Durante años, Uber y Lyft estafaron sistemáticamente a sus conductores, negándoles cientos de millones de dólares en salario y beneficios mientras trabajaban largas horas en condiciones difíciles”, dijo James.

Tony West, jefe de asuntos legales de Uber, manifestó que el acuerdo “ayuda a resolver el problema de clasificación en Nueva York y nos permite avanzar con un modelo que refleja la forma en que las personas eligen trabajar cada vez más”.

Jeremy Bird, jefe de política de Lyft, dijo en un comunicado: “Esto es una victoria para los conductores, y estamos orgullosos de haberla logrado con la Oficina del Fiscal General de Nueva York”.