Robert De Niro indignado por la pregunta del abogado sobre si aceptó un literal rascado de espalda ‘¡Qué vergüenza!

¡Qué vergüenza! Robert De Niro indignado por la pregunta del abogado sobre si aceptó un literal rascado de espalda ¿Está bromeando?

Graham Chase Robinson observaba junto a sus abogados mientras la ira de De Niro iba en aumento a medida que el abogado Andrew Macurdy lo bombardeaba con acusaciones de estilo sensacionalista que su cliente había hecho sobre el comportamiento de De Niro hacia Robinson mientras ella atendía sus necesidades, grandes y pequeñas, desde 2008 hasta varios meses de 2019.

Robinson, de 41 años, busca 12 millones de dólares en daños por angustia emocional y daño reputacional que afirma que la dejó sin trabajo y sin poder recuperarse del trauma de trabajar para De Niro. Ganaba 300,000 dólares al año cuando renunció, frustrada por sus interacciones con la novia de De Niro y el efecto que ella creía que la novia estaba teniendo en el actor.

El jurado también está considerando pruebas relacionadas con una demanda que De Niro presentó contra Robinson en la que afirmaba que ella le robó cosas, incluidos 5 millones de puntos que se podían usar para vuelos en avión. De Niro busca el reembolso de tres años del salario de Robinson.

Macurdy le preguntó a De Niro si era cierto que a veces orinaba mientras hablaba con Robinson por teléfono.

“Eso es absurdo”, respondió De Niro. “¿Nos trajiste a todos aquí por esto?”

Macurdy le dijo a De Niro que llamaba a Robinson “perra” en su cara.

“Nunca fui abusivo, nunca”, respondió el actor, aunque admitió que tal vez haya usado la palabra en conversaciones con ella.

Y la afirmación de que le dijo a Robinson que prefería que ella le rascara la espalda en lugar de usar un dispositivo para rascarse la espalda recibió otro enérgico reproche de De Niro, quien dijo que tal vez haya sucedido una o dos veces, pero “nunca con falta de respeto o con lascivia”.

Finalmente, miró con ira a Robinson y gritó: “¡Vergüenza para ti, Chase Robinson!”

Rápidamente, tartamudeó una disculpa en voz más baja, mientras miraba al juez Lewis J. Liman.

El actor admitió que no había reglas escritas para quienes trabajaban para él porque, dijo, confiaba en las “reglas del sentido común”. Dijo que ascendió a Robinson con el título de vicepresidenta de su compañía, Canal Productions, a su pedido, pero agregó que sus responsabilidades no cambiaron.

En ocasiones, De Niro negaría rotundamente algo, solo para luego admitir que podría haber algo de verdad en ello de una manera diferente a la sugerida.

Preguntado si alguna vez le gritó a Robinson cuando estaba en Europa y había olvidado llamarle y recordarle una importante reunión en California, De Niro respondió que no lo había hecho, solo para agregar rápidamente: “Levanté la voz”.

“Me enojé esa vez”, dijo. “La regañé. No fui abusivo. Estaba molesto”.

“La llamaste malcriada”, dijo Macurdy.

“Podría haberlo hecho”, respondió De Niro.

A veces, De Niro parecía querer abandonar el estrado de testigos.

“No tengo tiempo para esto”, dijo en un momento.

Rechazó la sugerencia de Macurdy de que demandó a Robinson antes de que ella lo demandara porque quería publicidad.

“Atrae atención hacia mí. Es lo último que quería hacer”, dijo De Niro.

De Niro, de 80 años, ha ganado dos premios Óscar en una carrera cinematográfica de seis décadas que ha presentado roles memorables en películas como “El cazador” y “Toro salvaje”. Actualmente, está en “Killers of the Flower Moon” de Martin Scorsese.