Los mercados están de fiesta como si fuera 2019 de nuevo, según el principal estratega de Wall Street que admitió que ‘se equivocó’ en su gran llamado bajista.

Los mercados están celebrando como si fuera 2019 de nuevo, según el estratega de Wall Street que admitió haberse equivocado en su llamado bajista.

Las acciones estadounidenses están siguiendo el mismo camino que en 2019, uno de los mejores años para el índice S&P 500 en la última década, ya que brindó a los inversores un rendimiento del 29%, escribió Wilson en una nota a los clientes. El S&P 500 ha subido un 20% este año, casi el mismo rendimiento que registró en 2019 en el mismo período.

“La analogía con 2019, por sí sola, sugiere más alzas en el nivel del índice a partir de aquí, aunque señalaríamos que la Reserva Federal ya estaba reduciendo las tasas durante buena parte de 2019, y el múltiplo de mercado ya está cerca de 1 punto más alto que donde alcanzó su máximo durante ese período”, escribió.

La semana pasada, Wilson reconoció en su nota semanal que se equivocó en su pronóstico para 2023. Aun así, su objetivo de fin de año para el S&P 500 se mantiene en 3.900, lo que implica una caída del 15% desde donde se está negociando actualmente, alrededor de 4.590.

“Los datos que tenemos hoy nos sugieren que estamos en un rally impulsado por políticas en la etapa tardía del ciclo económico”, escribió Wilson. El ejemplo más reciente de esto ocurrió en 2019, cuando la Reserva Federal pausó las subidas de tasas de interés y luego las redujo a medida que su balance se expandía hacia fines de año.

“Estos acontecimientos fomentaron un sólido rally en acciones que se basó casi exclusivamente en el múltiplo y no en las ganancias, como ha sido el caso este año”, dijo Wilson.

La Fed aumentó los costos de endeudamiento la semana pasada por onceava vez desde marzo de 2022, ya que el banco central busca llevar la inflación a su objetivo del 2%. Está logrando avances, ya que los datos publicados el viernes mostraron que la medida preferida de inflación de la Fed, el índice de precios de consumo personal, tuvo su menor aumento en más de dos años y el índice de costos laborales registró su avance más lento desde 2021.

Los operadores están anticipando una pequeña posibilidad de más subidas de tasas de interés este año, con recortes de tasas esperados a partir de principios de 2024.

Mientras tanto, la Reserva Federal ya no espera que Estados Unidos entre en recesión este año, lo que alimenta aún más el optimismo de una suave desaceleración que ha impulsado las acciones estadounidenses este año. Y varias firmas de Wall Street, incluidas Deutsche Bank y Goldman Sachs Group Inc., han relajado sus pronósticos de una recesión económica.

Ahora Wilson se ha unido a este grupo, pero no sin advertencias.

“Nos gustaría ver una amplia gama de indicadores del ciclo económico aumentar, una mejora en la amplitud y una disminución de las tasas a corto plazo antes de ajustar nuestra postura al respecto”, escribió.

– Con la ayuda de Sagarika Jaisinghani.