Los hijos de Leonard Bernstein saltan en defensa de Bradley Cooper mientras celebran la bonita y grande nariz de su padre.

Los hijos de Leonard Bernstein defienden a Bradley Cooper por la nariz de su padre.

El avance de “Maestro”, dirigida e interpretada por Cooper, se estrenó el martes y ofreció el primer vistazo de cerca al maquillaje y actuación de Cooper como el gran compositor estadounidense y director de música de la Filarmónica de Nueva York. Cooper, quien no es judío, usa una nariz protésica como parte de su transformación en Bernstein, quien sí lo era.

Para algunos, la nariz de Cooper en el avance parecía ser el tipo de caricatura exagerada que ha sido una característica habitual de las representaciones judías a lo largo de la historia del cine. El grupo sin fines de lucro Stop Antisemitism lo calificó de “repugnante”.

“Hollywood eligió a Bradley Cooper, un no judío, para interpretar al legendario judío Leonard Bernstein y le puso una ‘nariz judía’ desagradable y exagerada”, tuiteó el grupo en X.

Los tres hijos de Bernstein, Jamie, Alexander y Nina Bernstein, emitieron un comunicado el miércoles en apoyo a Cooper, diciendo que quedaron “tocados hasta el fondo al presenciar la profundidad del compromiso de (Cooper), su amoroso abrazo a la música de nuestro padre y la pura alegría de corazón que aportó a su exploración”.

“Nos rompe el corazón ver cualquier tergiversación o malentendido de sus esfuerzos”, dice el comunicado. “Es cierto que Leonard Bernstein tenía una nariz grande y bonita. Bradley eligió usar maquillaje para amplificar su semejanza y estamos perfectamente bien con eso. También estamos seguros de que a nuestro padre le habría parecido bien”.

Los hijos de Bernstein agregaron que “las quejas enérgicas sobre este tema nos parecen, sobre todo, intentos deshonestos de desacreditar a una persona exitosa, una práctica que hemos observado perpetrada con demasiada frecuencia en relación a nuestro padre”.

Un representante de Cooper se negó a comentar. Netflix, que distribuirá la película, tampoco hizo comentarios.

“Maestro” se estrenará el próximo mes en el Festival de Cine de Venecia. Netflix la lanzará en cines seleccionados el 22 de noviembre y en la plataforma de streaming el 20 de diciembre.

La situación entre Cooper y Bernstein es compleja; aborda no solo el tema de los estereotipos, sino también la cuestión más amplia de la selección de actores cuando se trata de ciertos grupos. En los últimos años, ha habido mucho debate en el mundo de la actuación sobre quién puede y debe interpretar ciertos personajes, especialmente en un entorno donde algunos grupos han tenido dificultades durante décadas para obtener trabajo regular y sustancial en Hollywood.

Emma Stone fue criticada y se disculpó por interpretar a un personaje medio asiático en la película “Aloha” de Cameron Crowe en 2015. Tom Hanks ha dicho que si “Philadelphia” (1993) se hiciera hoy, el protagonista sería un actor gay, “y con razón”. Algunos defensores de la comunidad LGBTQ+ han argumentado que los roles trans, como el de Jeffrey Tambor en “Transparent” y el de Eddie Redmayne en “La chica danesa”, deberían haber sido interpretados por actores trans.

Esas discusiones se han centrado principalmente en la representación auténtica de las minorías étnicas y los personajes LGBTQ+, pero algunos han argumentado que la misma perspectiva también debería aplicarse a los personajes judíos. El estereotipo de la gran nariz judía en particular ha persistido a lo largo de los siglos, desde el Shylock de Shakespeare hasta la propaganda nazi. “Si bien la nariz aguileña es solo una caricatura antisemita entre muchas, es particularmente perniciosa en el sentido de que se asume que es verdadera”, escribe el Media Diversity Institute.

David Baddiel, autor de “Jews Don’t Count”, criticó a principios de este año la elección del actor irlandés Cillian Murphy como el físico judío J. Robert Oppenheimer en “Oppenheimer” de Christopher Nolan, junto con la elección de Helen Mirren como la ex primera ministra de Israel Golda Meir en la próxima película “Golda”.

“Los directores de casting ahora tienen miedo de elegir a menos que esté en línea con la minoría a la que están eligiendo”, dijo Baddiel al Times. “Pero no están tan preocupados por los judíos”.

Otros argumentan que la transformación es un aspecto innato de la actuación. Mark Harris, autor y periodista de Hollywood, desestimó la controversia.

“No vamos a empezar la temporada de películas de otoño con una estúpida controversia de ‘reacción violenta’ por un actor que usa maquillaje para parecerse más al personaje histórico que interpreta”, escribió Harris en X. “Eso es lo que los actores han hecho durante décadas y seguirán haciendo”.