La ‘pareja cripto’ se declara culpable en su supuesto robo de bitcoins de $4.5 mil millones. Así es como se desarrolló la saga.

La 'pareja cripto' se declara culpable en robo de bitcoins de $4.5 mil millones. Saga en desarrollo.

  • La “pareja de criptomonedas” Ilya Lichtenstein y Heather Morgan tienen una audiencia de declaración de culpabilidad programada para el 3 de agosto.
  • Se espera que la pareja se declare culpable de orquestar un esquema de lavado de dinero de bitcoins por valor de $4.5 mil millones.
  • Fueron arrestados en 2022 tras lo que los fiscales federales llamaron “la mayor incautación financiera de la historia”.

La pareja de esposos implicada en un presunto esquema de lavado de dinero de bitcoins por valor de $4.5 mil millones comparecerá ante el tribunal federal para una audiencia el 3 de agosto y se espera que se declaren culpables de los cargos de orquestar un elaborado plan para vender bitcoins que fueron robados durante el hackeo de Bitfinex en 2016.

Ilya Lichtenstein y Heather Morgan, una pareja excéntrica conocida por pasear un gato de Bengala con correa en Manhattan y por las actuaciones de rap de Morgan bajo el nombre de “Razzlekhan”, fueron arrestados en febrero de 2022 tras lo que el Departamento de Justicia dijo que fue su “mayor incautación financiera de la historia”. La segunda mayor incautación ocurrió ese mismo año, cuando las autoridades confiscaron $3.36 mil millones en bitcoins que habían sido robados de un sitio web de la darknet años antes.

Los fiscales federales han alegado que Lichtenstein y Morgan “emplearon numerosas técnicas sofisticadas de lavado de dinero”, creando identidades falsas para establecer cuentas en línea, depositando los fondos en intercambios de monedas virtuales y mercados de la darknet, y convirtiéndolos en otras monedas virtuales, todo para cubrir sus huellas.

Lichtenstein y Morgan están acusados de conspiración para cometer lavado de dinero y conspiración para defraudar a los Estados Unidos. En conjunto, los cargos conllevan una pena máxima de 25 años de prisión.

Un abogado de ambos Lichtenstein y Morgan no respondió a la solicitud de comentarios de Insider antes de la audiencia de declaración de culpabilidad del jueves.

Olivier Douliery/Getty Images

La saga comenzó en agosto de 2016 cuando la plataforma de intercambio de criptomonedas Bitfinex fue hackeada. Como informó Insider anteriormente, Lichtenstein y Morgan no fueron acusados de llevar a cabo el hackeo en sí, pero como resultado del hackeo, se transfirieron 119,754 bitcoins a una billetera externa controlada por Lichtenstein.

Esa cantidad de bitcoins ascendió a $71 millones en enero de 2017, momento en el cual el IRS comenzó a rastrear miles de transacciones que pasaban a través de docenas de cuentas diferentes, terminando finalmente en las cuentas personales de Lichtenstein y Morgan.

En ese momento, la pareja dijo que los bitcoins provenían de inversiones anteriores a 2015, pero Lichtenstein guardaba notas detalladas sobre el esquema en almacenamiento en la nube, a las que las autoridades finalmente tuvieron acceso. Entre los documentos encontrados por las autoridades había una lista de 2,000 direcciones de monedas virtuales y sus claves privadas, todas las cuales se podían rastrear hasta el hackeo. Las autoridades también encontraron una hoja de cálculo con información de inicio de sesión de cuentas en intercambios de criptomonedas, con notas sobre qué cuentas estaban congeladas.

Los fiscales también alegaron que Lichtenstein y Morgan habían estado planeando huir a Rusia con nuevas identidades.

Las autoridades encontraron una carpeta en el almacenamiento en la nube de Lichtenstein etiquetada como “personas” con información sobre cómo utilizar la dark web para obtener identidades falsas. Y mientras ejecutaban una orden de registro en la casa de la pareja, las autoridades también encontraron libros ahuecados, docenas de dispositivos electrónicos, una bolsa etiquetada como “teléfonos desechables”, $40,000 en efectivo y otras monedas extranjeras.

Desde sus arrestos en 2022, Morgan ha estado bajo arresto domiciliario con una fianza de $3 millones, y los registros judiciales indican que ahora tiene un nuevo trabajo como “especialista en marketing de crecimiento y desarrollo empresarial” en una empresa tecnológica no revelada. Lichtenstein, a quien los fiscales han descrito como un riesgo de fuga debido a su ciudadanía rusa, ha permanecido encarcelado.