Rusia dice que JPMorgan deja de procesar sus pagos de granos

JPMorgan deja de procesar pagos de granos para Rusia

NACIONES UNIDAS, 4 de agosto (ANBLE) – Rusia dijo el viernes que el banco estadounidense JPMorgan (JPM.N) dejó de procesar pagos para el Banco Agrícola de Rusia esta semana, mientras Moscú exige acción, no promesas, de Washington para ayudar a que los granos y fertilizantes rusos lleguen a los mercados globales.

Moscú tiene una lista de demandas que deben cumplirse antes de que regrese a un acuerdo, del cual se retiró el 17 de julio, que había permitido las exportaciones seguras de granos ucranianos en el Mar Negro durante el último año. Según un pacto relacionado, también negociado en julio de 2022, los funcionarios de la ONU acordaron ayudar a facilitar las exportaciones rusas de alimentos y fertilizantes.

“Tan pronto como esto se haga, este acuerdo se renovará de inmediato”, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, a los periodistas.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dijo el jueves a los periodistas que Washington continuaría haciendo “todo lo necesario” para garantizar que Rusia pueda exportar alimentos libremente si se reactiva el acuerdo de granos del Mar Negro.

Un requisito clave de Rusia ha sido la reconexión del Banco Agrícola de Rusia al sistema de pagos internacionales SWIFT. Fue desconectado por la Unión Europea en junio del año pasado después de la invasión de Ucrania por parte de Rusia.

Como solución alternativa a esa demanda, JPMorgan había estado procesando algunos pagos de exportación de granos rusos con garantías de Washington. Sin embargo, esa cooperación se detuvo esta semana, según el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia.

“El canal directo entre el Banco Agrícola de Rusia y JPMorgan, que Occidente y las Naciones Unidas intentaron presentar como una alternativa viable a SWIFT, se cerró el 2 de agosto”, dijo la portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Maria Zakharova, según los medios rusos.

Las Naciones Unidas se negaron a hacer comentarios. El Departamento de Estado de Estados Unidos y JPMorgan no respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios.

PREPARADOS PARA AYUDAR

Aunque las exportaciones rusas de alimentos y fertilizantes no están sujetas a sanciones occidentales impuestas después de la invasión de Ucrania por parte de Rusia en febrero de 2022, Moscú ha dicho que las restricciones en pagos, logística y seguros han dificultado los envíos.

El principal funcionario de sanciones del Departamento de Estado de Estados Unidos, James O’Brien, dijo el viernes que Rusia necesitaba ser clara sobre lo que estaba pidiendo y qué constituía el éxito, sugiriendo que debería ser la cantidad de alimentos y fertilizantes que llegan al mundo.

“Ha presentado una serie de demandas diferentes, todas ellas relacionadas con diversas instituciones rusas que no reciben servicios del sector privado”, dijo a los periodistas. “Hemos dejado claro que estamos preparados para ayudar en cualquiera de estos asuntos”.

“Rusia está exportando cantidades récord de granos”, dijo O’Brien. “Entonces, si la medida es la comida para el mundo … las quejas de Rusia se reducen a acusaciones menores sobre un sistema que funciona muy bien”.

Rusia podría exportar al menos 55 millones de toneladas de granos en la temporada de comercialización 2023/24, ligeramente menos que las estimaciones de 57 millones de toneladas récord en la temporada 2022/23, según la Unión de Granos de Rusia el mes pasado.

Las exportaciones ucranianas para la temporada 2022/23 fueron de casi 49 millones de toneladas, según datos del Ministerio de Agricultura. Casi 33 millones de toneladas de eso se enviaron bajo el acuerdo del Mar Negro.

Los países occidentales han acusado a Rusia de utilizar los alimentos como arma de guerra al abandonar el acuerdo del Mar Negro, que ayudó a reducir los precios mundiales de los alimentos, y luego llevar a cabo ataques aéreos repetidos en puertos ucranianos y almacenes de granos.

Rusia se ha quejado de que no llega suficiente grano ucraniano a los países más pobres. Las Naciones Unidas argumentan que el acuerdo benefició a todos porque redujo los precios en un 23% desde un máximo histórico en las semanas posteriores a la invasión de Rusia.