Un gusano de 46,000 años de edad encontrado en el permafrost siberiano fue revivido y comenzó a tener crías

Gusano de 46,000 años encontrado en permafrost siberiano revivido y reproduciéndose

  • Científicos revivieron un gusano de 46.000 años de antigüedad que vivía en el permafrost siberiano.
  • Cuando lo trajeron de vuelta a la vida, el gusano comenzó a tener crías.
  • Los gusanos pequeños como este tienen la capacidad de detener las funciones biológicas para sobrevivir.

Científicos descubrieron un nematodo redondo microscópico hembra que estuvo atrapado en el permafrost siberiano durante 46.000 años, informó el Washington Post. Cuando lo revivieron, el gusano comenzó a tener crías a través de un proceso llamado partenogénesis, que no requiere de una pareja.

Según un comunicado de prensa, el gusano pasó miles de años en un estado de dormancia llamado criptobiosis. En ese estado, que puede durar casi indefinidamente, todos los procesos metabólicos se detienen, incluyendo “la reproducción, el desarrollo y la reparación”, según la Universidad de Hawaiʻi en Mānoa.

En un estudio publicado el jueves en la revista PLOS Genetics, los científicos informaron que después de secuenciar el genoma del gusano, confirmaron que pertenecía a una “especie no descrita”.

Previo a esto, los nematodos Plectus murrayi y Tylenchus polyhypnus fueron revividos a partir de muestras de musgo y herbario después de algunas décadas, según Live Science. Sin embargo, esta nueva especie llamada Panagrolaimus kolymaensis estuvo en estado de dormancia por decenas de miles de años más.

La bióloga marina de aguas profundas Holly Bik estima que existen millones de especies de nematodos que viven en entornos tan diversos como las fosas oceánicas, las tundras, los desiertos y los suelos volcánicos. Hasta ahora, solo se han descrito 5.000 especies marinas.

William Crow, un nematólogo de la Universidad de Florida que no estuvo involucrado en el estudio, le dijo al Post que este gusano podría pertenecer a una especie que se ha extinguido en los últimos casi 50.000 años.

“Sin embargo, también podría tratarse de un nematodo común que aún no se ha descrito”, dijo Crow.

El hecho de que el gusano haya sobrevivido todos esos años no sorprende a los científicos, quienes saben desde hace años que los organismos microscópicos, como el gusano estudiado aquí, pueden detener sus funciones biológicas para sobrevivir incluso en las condiciones más duras, según el comunicado de prensa.

“En conjunto, nuestros hallazgos demuestran que los nematodos han desarrollado mecanismos que potencialmente les permiten suspender la vida a lo largo de escalas de tiempo geológicas”, dice el artículo de PLOS Genetics.