Fitch rebaja la calificación crediticia de Estados Unidos citando la ‘deterioro constante’ de la gobernanza de Estados Unidos debido a las frecuentes batallas por el techo de deuda.

Fitch rebaja calificación crediticia de EE. UU. por deterioro constante de la gobernanza debido a batallas por techo de deuda.

  • Fitch rebajó la calificación crediticia de Estados Unidos el martes, citando “un deterioro constante en los estándares de gobernabilidad”.
  • La rebaja se produce dos meses después de la última batalla y juego político en torno al techo de la deuda.
  • Aun así, republicanos y demócratas llegaron a un acuerdo para suspender el límite de la deuda hasta 2025.

Fitch, una de las principales agencias de calificación crediticia, anunció el martes que ha rebajado la calificación a largo plazo de Estados Unidos, lo que podría ser un golpe para la gestión económica del presidente Joe Biden.

La agencia fue implacable en su evaluación de que el Congreso es un desastre en su funcionamiento, especialmente cuando se trata de aumentar el techo de la deuda para evitar un impago. Legisladores y la Casa Blanca acordaron un compromiso bipartidista en junio que evitó por poco el impago, pero el acuerdo no fue suficiente para convencer a la agencia de que no habrá más calamidades en el futuro.

“En la opinión de Fitch, ha habido un deterioro constante en los estándares de gobernabilidad en los últimos 20 años, incluyendo en asuntos fiscales y de deuda, a pesar del acuerdo bipartidista de junio para suspender el límite de la deuda hasta enero de 2025”, dijo la agencia en un comunicado anunciando el cambio de calificación. “Las repetidas confrontaciones políticas en torno al límite de la deuda y las resoluciones de último minuto han erosionado la confianza en la gestión fiscal”.

Fitch también citó el aumento de los déficits gubernamentales y las preocupaciones continuas sobre la salud a largo plazo de programas como el Seguro Social y Medicare como factores en la rebaja de la calificación de AAA a AA+.

La decisión de Fitch refleja lo que S&P hizo en 2011 cuando esa importante agencia de calificación rebajó la calificación crediticia de Estados Unidos tras una lucha diferente en torno al techo de la deuda. Aún está por verse si la decisión de Fitch tendrá los mismos efectos financieros que la de S&P.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, dijo que estaba en desacuerdo con la decisión de Fitch.

“El cambio anunciado hoy por Fitch Ratings es arbitrario y se basa en datos desactualizados”, dijo en un comunicado, señalando indicadores como el desempleo cercano a su nivel más bajo y un sólido PIB como señales de la fortaleza de la economía del país.

La rebaja se produce después de otra prolongada batalla sobre el techo de la deuda, aunque ese potencialmente desastroso impago se evitó por poco a través de un acuerdo bipartidista. Los demócratas y republicanos aprobaron una legislación bipartidista a principios de junio para suspender el límite de la deuda hasta 2025, con los demócratas cediendo, en parte, para reducir el gasto gubernamental.

Si parece que el techo de la deuda se ha vuelto más omnipresente en la era Biden, se debe en parte a que los republicanos intentan constantemente aprovechar la amenaza de un impago para impulsar sus propias prioridades de gasto. El Partido Republicano ha utilizado cada vez más el juego político en los últimos 20 años, y los demócratas también han aprovechado la amenaza de un impago para aumentar sus prioridades de gasto, aunque el país aún no ha caído en un desastroso impago.

Sin embargo, la evaluación de Fitch llega después de que se alcanzara el último acuerdo, que garantiza cierto alivio del techo de la deuda hasta las próximas elecciones presidenciales.

Los legisladores ya están señalando con el dedo por la rebaja. Los demócratas en el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes tuitearon que la rebaja de Fitch “es el resultado de la crisis de impago fabricada por los republicanos”.

“Han puesto repetidamente en peligro la plena fe y crédito de nuestra nación, y ahora son responsables de la segunda rebaja en nuestra calificación crediticia”, escribieron.