Planificación financiera en una era de aumento de la longevidad

Financial planning in an era of increasing longevity

Hoy (30 de agosto) se estrena en Netflix una nueva serie documental que examina la fórmula para la longevidad.

Vivir hasta los 100: Secretos de las Zonas Azules presenta el trabajo del autor de bestsellers Dan Buettner, un hombre que ha viajado por todo el mundo investigando las dietas y estilos de vida de aquellos que viven en comunidades con la mayor concentración de centenarios.

En el mundo de hoy, los avances en tecnología médica y los estilos de vida más saludables están contribuyendo a un aumento en la esperanza de vida. De hecho, investigaciones recientes del científico de Harvard David Sinclair sugieren que el envejecimiento es reversible y que la primera persona en vivir hasta los 150 años puede que ya haya nacido. Con la posibilidad de vivir más de 100 años cada vez más real, es hora de adaptar las estrategias de planificación financiera para tener en cuenta una vida más larga.

A pesar de la perspectiva alentadora de vivir más tiempo, muchas personas se enfrentan al desafío de financiar su vida prolongada. Un estudio del Instituto de Jubilación Asegurada revela que una parte significativa de la población de entre 40 y 73 años no tiene suficientes ahorros para la jubilación para cubrir sus gastos de vida. Además, pocos ahorran lo suficiente para cubrir esta brecha.

Reconsiderar la edad de jubilación

Una vida más larga viene con el genuino temor de quedarse sin dinero durante la vejez, especialmente para aquellos que se jubilan a los 65 años y pueden necesitar depender de sus ahorros durante 30 o 40 años.

En 1935, cuando el sistema de Seguridad Social estableció los 65 años como la edad estándar de jubilación, la esperanza de vida era significativamente menor que la de hoy en día. Retirarse a los 65 años en la actualidad significa vivir de tus ahorros durante 20 o 30 años, lo cual puede no ser sostenible sin ahorros sustanciales.

En lugar de apresurarse a jubilarse, vale la pena reconsiderar la edad de jubilación, especialmente si tienes la capacidad física y mental para seguir trabajando y aumentando tus ahorros. También podrías explorar oportunidades de trabajo a tiempo parcial o consultorías que aprovechen tu experiencia y conocimientos.

Abordar la inflación en la planificación financiera

La inflación es un factor crítico a considerar al planificar una vida más larga. Con el tiempo, el valor del dinero se erosiona debido a la inflación, lo que significa que necesitarás más ingresos en el futuro para mantener tu estilo de vida actual.

Para tener en cuenta la inflación en tu planificación financiera, ajusta tus necesidades de ingresos de manera conservadora, considerando una tasa de inflación del 3%. Por ejemplo, si actualmente vives con $125,000 al año, necesitarías $194,746 para mantener tu estilo de vida en 15 años. Esta cifra probablemente sería cerca de $300,000 en 30 años.

Desarrollar hábitos de ahorro orientados a metas

Aumentar tus ahorros puede ayudar a combatir los crecientes costos futuros. Los consejos tradicionales sugieren ahorrar el 10% de tus ingresos, pero es mejor apuntar al 15% o 20%, dependiendo de tus posibilidades económicas para hacerlo. Prioriza la construcción de reservas de efectivo para emergencias y oportunidades de inversión, ya que algunas de las mejores opciones de inversión requieren fondos sustanciales.

Crear un presupuesto y utilizar la tecnología para rastrear tus gastos puede ayudar a identificar áreas en las que puedes reducir y redirigir fondos hacia ahorros o inversiones.

Diversificar las estrategias de inversión

Una cartera de inversión diversificada es esencial para la planificación financiera a largo plazo. A medida que te acerques y entres en la jubilación, tu estrategia de inversión debe encontrar un equilibrio entre preservar tu riqueza y generar ingresos para apoyar tu vida prolongada.

Considera diversificar tus inversiones en diversas clases de activos, como acciones, bonos, bienes raíces e inversiones alternativas. Este enfoque ayuda a mitigar el riesgo y ofrece el potencial de crecimiento e ingresos a lo largo del tiempo.

Planificar los gastos de atención médica

Una vida más larga también significa costos de atención médica más altos, lo cual puede afectar significativamente tu planificación financiera. A medida que envejeces, los gastos en atención médica tienden a aumentar, por lo que es esencial tener en cuenta estos costos en tu plan financiero y considerar la compra de un seguro de atención a largo plazo o establecer una cuenta de ahorros para la salud (HSA, por sus siglas en inglés) para cubrir posibles gastos médicos.

Planificación patrimonial y consideraciones de legado

A medida que aumenta tu esperanza de vida, también aumenta la importancia de la planificación patrimonial. Una correcta planificación patrimonial puede asegurar que tus activos se distribuyan según tus deseos y minimizar la carga fiscal sobre tus herederos.

Considera trabajar con un abogado especializado en planificación patrimonial para desarrollar un plan integral, que incluya redactar un testamento, establecer fideicomisos y designar beneficiarios para tus activos.

Aceptar un enfoque flexible de jubilación

Un enfoque flexible de jubilación te permite adaptarte a las circunstancias y necesidades cambiantes a lo largo de tu vida prolongada. Esto podría implicar trabajar a tiempo parcial, asumir roles de consultoría o emprender proyectos empresariales para generar ingresos adicionales y mantener la seguridad financiera.

Estar abierto a nuevas oportunidades y mantenerse comprometido en el trabajo no solo puede respaldar tus metas financieras, sino también contribuir a tu bienestar general y satisfacción personal.

Navegar por las complejidades de la planificación financiera para una vida más larga puede ser desafiante. Asociarse con un asesor financiero experto puede ayudarte a descubrir puntos ciegos, desarrollar estrategias personalizadas y crear un plan financiero diseñado para respaldar tu vida más prolongada.

Planificar para una vida más larga requiere un enfoque proactivo y completo en la planificación financiera. Al reconsiderar tu edad de jubilación, abordar la inflación, desarrollar hábitos de ahorro, diversificar inversiones y buscar orientación experta, puedes allanar el camino hacia un futuro seguro, satisfactorio y financieramente estable durante tus años dorados.

contenido relacionado

  • ¿Está listo tu plan financiero si Estados Unidos aumenta la edad de jubilación?
  • Siete hábitos para una jubilación feliz
  • Tres formas en que las mujeres pueden prepararse para la longevidad en la jubilación
  • La jubilación requiere un cambio de mentalidad: ¿estás listo para eso?