Importante estudio de la semana laboral de 4 días sugiere que cuando trabajamos 5 días, pasamos uno haciendo prácticamente nada

Estudio sugiere que al trabajar 5 días, pasamos uno haciendo nada

Según una nueva investigación, los trabajadores pueden hacer tanto en una semana laboral de 33 horas como en una de 38 horas.

El informe del grupo de defensa sin fines de lucro 4 Day Week Global, que es el más grande de su tipo y el primero en examinar los efectos a largo plazo de la semana laboral de cuatro días, encontró que cuanto más tiempo trabajaban las personas una semana laboral de cuatro días, más cortas se volvían sus semanas laborales sin que la producción o la productividad se vieran afectadas.

Los trabajadores podrían reducir 5 horas de su semana laboral

Hasta ahora, la mayoría de los estudios han examinado los efectos a corto plazo de trabajar una semana más corta.

A principios de este año, Gran Bretaña completó el mayor ensayo de la semana laboral de cuatro días hasta ese momento. El piloto de seis meses contó con la participación de más de 60 empresas y casi 3,000 trabajadores para proporcionar comentarios sobre el modelo de trabajo “100:80:100”: pago del 100% por el 80% del tiempo, a cambio de una productividad del 100%.

Los resultados fueron una reducción del 65% en el número de días de enfermedad, mantenimiento o mejora de la productividad en la mayoría de las empresas, y una disminución del 57% en la probabilidad de que un empleado renuncie, mejorando drásticamente la retención de empleo.

De manera similar, el informe de 4 Day Week Global examinó a trabajadores en Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña e Irlanda en los últimos 18 meses y reveló que después de solo seis meses de trabajar una semana laboral de cuatro días, su agotamiento, salud general y satisfacción laboral mejoraron.

A los trabajadores se les daba un día libre remunerado a la semana pero la misma carga de trabajo para ver si podían hacer tanto trabajando de manera más efectiva, y el estudio confirmó que sí podían.

No solo eso, sino que, a diferencia de estudios anteriores de este tipo, el informe también destacó que los trabajadores pudieron reducir su tiempo promedio de trabajo en unas cuatro horas, a 34 horas a la semana, en ese período.

Esto se debe a que los trabajadores eliminaron ineficiencias que permitía una semana laboral más larga, como reuniones, para dedicar más tiempo a un trabajo enfocado e ininterrumpido. Básicamente, aquellos de nosotros que trabajamos cinco días a la semana llenamos nuestros días con actividades que desperdician tiempo.

Mientras tanto, aquellos que continuaron con el horario durante un año redujeron una hora más de su semana laboral y, como resultado, informaron una mejor conciliación entre el trabajo y la vida personal y una mejora adicional en su salud mental y física.

Además, no solo los empleados se beneficiaron de una semana más corta; la semana laboral de cuatro días también fue un éxito para las organizaciones: los ingresos aumentaron un 15% durante el transcurso del ensayo, ponderados de acuerdo con el tamaño de la empresa.

Probablemente por eso ninguna organización expresó el deseo de volver a trabajar cinco días después del ensayo y el 89% de los trabajadores también querían seguir con el nuevo plan de cuatro días.

Los peligros de pasar a una semana laboral de cuatro días

En teoría, el cambio a una semana laboral de cuatro días parece obvio para las empresas. Pero en realidad, los expertos advirtieron anteriormente a Fortune que es una pesadilla logística que podría hacer que algunos miembros del personal sean infelices.

La abogada asociada de esp Law, Charlotte Morris, explicó que “las empresas no pueden simplemente cambiar los términos contractuales de una persona unilateralmente”. Antes de realizar cualquier cambio permanente, habrá una gran cantidad de cambios contractuales que deben hacerse con la aprobación del empleado, como qué sucede con los trabajadores a tiempo parcial que ya trabajan una semana corta, qué día estarán “libres” los trabajadores y cómo se calculará el pago de vacaciones.

Además, aunque en su mayoría los empleados informaron un aumento en su bienestar y equilibrio entre el trabajo y la vida personal, para una pequeña minoría de empleados esto no fue así.

“Al igual que cualquier cambio, a algunos les convendrá y a otros los alienará, y la realidad puede ser que la estructura no se adapte a todos los empleados o modelos de negocio”, dijo Pierre Lindmark, fundador y CEO de la consultora de gestión Winningtemp, a Fortune. “La verdad es que la semana laboral de cuatro días no es para todos”.

Advirtió que “un día menos de trabajo podría aumentar la ansiedad y el aislamiento como resultado de tener la misma cantidad de trabajo por hacer, pero menos tiempo para hacerlo”.