Estados Unidos pierde su calificación ‘AAA’ por parte de Fitch, perdiendo así su posición de primer nivel que había mantenido desde al menos 1994.

Estados Unidos pierde su calificación 'AAA' por parte de Fitch.

La agencia calificadora de crédito rebajó a Estados Unidos de AAA, una calificación que el país ha mantenido en Fitch desde al menos 1994, según datos recopilados por Bloomberg. El movimiento se produce después de importantes batallas políticas sobre el endeudamiento del país y repetidos enfrentamientos sobre el límite de la deuda. Aunque el último impasse legislativo se resolvió, sigue siendo un problema potencial de preocupación a futuro.

“La rebaja de la calificación de Estados Unidos refleja el deterioro fiscal esperado en los próximos tres años, una carga alta y creciente de deuda del gobierno general y la erosión de la gobernanza en relación con los pares calificados como ‘AA’ y ‘AAA’ en las últimas dos décadas, que se ha manifestado en repetidos enfrentamientos sobre el límite de la deuda y resoluciones de último minuto”, dijo Fitch en un comunicado.

Fitch había advertido el 24 de mayo que existía un riesgo de rebaja. Estados Unidos ahora tiene una calificación de AA+ por parte de Fitch, un escalón por debajo de AAA, y la agencia tiene una perspectiva estable para el país.

Moody’s Investors Service actualmente califica a Estados Unidos con Aaa, su calificación más alta. S&P Global Ratings la tiene con una calificación de AA+, un escalón por debajo del nivel más alto, después de haber eliminado su calificación máxima en 2011 a raíz de una crisis anterior del techo de la deuda.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, respondió a la rebaja, calificándola de “arbitraria” y “desactualizada”.

Los mercados del Tesoro estaban cerrados en el momento del anuncio.