Cómo elegir un plan de medicamentos recetados de la Parte D de Medicare

Elegir plan de medicamentos recetados de Medicare Parte D

El alto costo de los medicamentos recetados

Tomarse el tiempo para determinar qué plan es el adecuado es vitalmente importante para los 51 millones de beneficiarios de Medicare con cobertura de medicamentos recetados.

“Debes asegurarte de obtener el mejor plan para tus necesidades de cobertura al mejor precio”, dice Kristina Raner, gerente de programa de la Ley de Mejoras de Medicare para Pacientes y Proveedores en el Consejo Nacional de Personas Mayores.

Esto es por qué: los precios de muchos medicamentos recetados están subiendo más rápido que la inflación, los beneficiarios de Medicare toman un promedio de cuatro a cinco por mes y, según el grupo de investigación en salud Commonwealth Fund, los medicamentos recetados representan aproximadamente el 20% de los costos de atención médica de su propio bolsillo para personas mayores de 65 años.

Si estás casado o tienes una pareja, no asumas que su plan de la Parte D es el que deberías obtener tú también. Probablemente estén tomando medicamentos diferentes, por lo que un plan diferente podría costarte menos.

“Eres un individuo único; tus necesidades no son las mismas que las de tu cónyuge, tu hermana o tu vecino”, señala Raner.

Quién necesita un plan de la Parte D

Virtualmente todos los que tienen Medicare con la Parte A (seguro hospitalario) y la Parte B (facturas médicas) deben tener un plan de la Parte D, aconseja Tricia Neuman, directora ejecutiva del Programa de Política de Medicare en KFF, una organización de investigación en salud no partidista. (Excepción principal: personas con cobertura de medicamentos recetados de su empleador).

Si te inscribes en Medicare Original (Partes A y B), deberás comprar un plan de la Parte D. Según KFF, actualmente se venden aproximadamente de 20 a 30 planes en cada estado. Es probable que un plan de Medicare Advantage de una aseguradora privada incluya la Parte D; de lo contrario, deberás comprar un plan.

Las inyecciones y otros tratamientos medicinales administrados en la consulta de un médico están cubiertos por la Parte B de Medicare. Los medicamentos de venta libre, las vitaminas y los suplementos no están cubiertos por Medicare en absoluto.

Puedes obtener la Parte D cuando seas elegible para Medicare y comprar o cambiar un plan durante el período de inscripción abierta, del 15 de octubre al 7 de diciembre (la cobertura comienza el 1 de enero siguiente). Aquellos en Medicare Advantage también pueden cambiar durante su período de inscripción abierta, del 1 de enero al 31 de marzo.

Querrás inscribirte en la Parte D tan pronto como te sea permitido. De lo contrario, deberás pagar una penalización por tardanza y tu prima de la Parte D aumentará aproximadamente un 12% cada año que pospongas la inscripción. Raner llama a la Parte D “un programa voluntario y obligatorio”.

Nuevas reglas para reducir los costos de los medicamentos

Las normas federales que entrarán en vigencia este año y en 2024, 2025 y 2026, debido a la Ley de Reducción de la Inflación de 2022, podrían reducir considerablemente los costos de los medicamentos recetados de Medicare que debes pagar de tu propio bolsillo. (Esa ley ya ha limitado los copagos de la insulina a $35 al mes y ha hecho que muchas vacunas sean gratuitas para las personas con planes de la Parte D).

Un cambio próximo en las normas de Medicare será especialmente útil para los estadounidenses de bajos ingresos: a partir de 2024, aproximadamente 400,000 de ellos calificarán para subsidios más grandes en sus primas, deducibles, coseguros y copagos de la Parte D a través del programa de Subsidio para Personas de Bajos Ingresos de Medicare.

La herramienta en línea Benefits CheckUp del Consejo Nacional de Personas Mayores te permite ver si eres elegible para estos subsidios.

Obtener ayuda para tomar la decisión correcta sobre la Parte D

Para comprar el plan adecuado de la Parte D de Medicare, primero debes decidir si investigar por ti mismo o buscar ayuda.

Si tienes tiempo y paciencia, puedes elegir un plan de la Parte D utilizando el buscador de planes de Medicare en el sitio web de Medicare, donde ingresaras tus medicamentos y dosis y luego verás cuánto cobraría cada plan por ellos, así como su prima, deducible y copagos.

Para obtener consejos de expertos, podrías llamar a tu Programa Estatal de Asistencia de Seguros de Salud o SHIP, donde las autoridades de Medicare gratuitas e imparciales pueden guiarte a través de las opciones del Plan D y responder preguntas, aunque no pueden recomendar planes.

Alternativamente, podrías contratar a un corredor o agente de Medicare, como aproximadamente uno de cada tres beneficiarios lo hacen. Tu médico, amigos o familiares podrían sugerirte uno o podrías elegir una compañía de la lista de Estándares de Excelencia de Medicare del Consejo Nacional de Personas Mayores.

Factores clave al elegir un plan de la Parte D

Estas son las consideraciones principales al seleccionar un plan de la Parte D.

Si cubre sus medicamentos y cuánto pagaría por ellos

El precio por medicamento se basará, entre otras cosas, en si el plan le permitirá comprarlo, en qué de los cinco “niveles” se encuentra y si lo comprará por correo o en una farmacia local.

Algunos planes de la Parte D restringen los medicamentos que puede tomar de dos formas. Existe la terapia escalonada, lo que significa que antes de poder obtener el medicamento que desea, debe comenzar con uno más económico que el asegurador prefiere. Con la autorización previa, necesita la aprobación del asegurador para comprar un determinado medicamento recetado.

Los planes de la Parte D agrupan los medicamentos en cinco niveles de precios. Los “genéricos preferidos” (los que el asegurador prefiere) son los menos costosos. Luego vienen los genéricos, las marcas preferidas, los medicamentos no preferidos (marcas y genéricos) y los medicamentos especiales, que pueden costar decenas de miles de dólares al año.

“Si sigues investigando con el Plan Finder, puedes averiguar si el plan requiere terapia escalonada o autorización previa”, dice Neuman.

Los medicamentos por correo no son necesariamente más económicos que los comprados en una farmacia local. Incluso no se puede asegurar que alguna de esas opciones sea la mejor para cada medicamento que tome con un plan específico de la Parte D.

Además, los aseguradores consideran a ciertas farmacias “preferidas” (más económicas para usted) y a otras no. En otras palabras, una farmacia en su área puede tener precios más altos que otra para el mismo medicamento.

Por lo tanto, usted (o su agente) deberá realizar el trabajo minucioso de comparar cuánto pagaría por cada medicamento recetado por correo y en farmacias cercanas para cada plan de la Parte D que esté considerando.

Cuál será la prima mensual del plan

La prima promedio nacional de la Parte D en 2023 es aproximadamente de $32; probablemente será ligeramente más alta en 2024. Pero algunos planes cobran mucho más y otros no tienen primas.

Los beneficiarios de ingresos altos deben pagar un recargo de prima de la Parte D de hasta $912 (en 2023) conocido como Ajuste Mensual Relacionado con los Ingresos o IRMAA.

La Ley de Reducción de la Inflación limitará los aumentos de las primas de la Parte D al 6% desde 2024 hasta 2029.

Cuál será el deducible anual del plan de la Parte D

Esta cantidad (lo que pagará antes de que entre en vigencia la cobertura) también varía según el plan. No puede ser más de $505 en 2023 y algunos planes no tienen deducibles o tienen deducibles más bajos, a cambio de primas más altas.

Cuánto serán sus copagos y coseguros de su bolsillo

Esta es la parte más complicada de todas porque después de haber pagado el deducible, la Parte D tiene otras tres fases con costos muy diferentes.

Algunas de esas fases reemplazan lo que se conocía como el “agujero de la dona” —un sistema que finalizó en 2020 cuando usted era responsable de los costos de los medicamentos recetados una vez que superaban un umbral alto pero no llegaban a otro aún más alto.

Ahora, está la fase de cobertura inicial, cuando usted y su plan compartirán los costos hasta que el costo total minorista alcance los $4,660.

En ese momento, entrará en el “período de cobertura limitada”. En 2023, esto significa que pagará hasta el 25% del costo de sus medicamentos recetados.

Finalmente, está la “fase catastrófica”, que comienza después de haber pagado hasta $7,400. A partir de este punto, pagará el 5% del costo minorista o $4.15 por medicamentos genéricos y $10.35 por medicamentos de marca, lo que sea mayor.

A partir de 2024, el 5% de coseguro de la fase catastrófica se eliminará, debido a la Ley de Reducción de la Inflación.

A partir de 2025, esa ley también limitará los costos de medicamentos de la Parte D de su bolsillo a $2,000. “Creo que eso tendrá el impacto más significativo y directo al ayudar a las personas que de otro modo tendrían costos de medicamentos muy altos”, dice Neuman.

KFF estima que el costo promedio de bolsillo para tomar el medicamento contra el cáncer Revlimid en 2020 fue de $6,200, por ejemplo. Alrededor de 1.4 millones de afiliados a la Parte D pagaron más de $2,000 por medicamentos recetados en 2020, dice KFF, con un promedio de $3,335 por persona. Habrían ahorrado $1,335, en promedio, con el límite de $2,000.

3 cambios próximos que podrían reducir aún más los precios de los medicamentos

Tres partes adicionales de la Ley de Reducción de la Inflación podrían hacer que los costos de sus medicamentos recetados sean más manejables en los próximos años.

“La Ley de Reducción de la Inflación es un gran paso en la dirección correcta”, dice Leigh Purvis, experta en políticas de medicamentos recetados en AARP.

A partir de 2025, la ley permitirá que las personas con planes de la Parte D distribuyan sus costos de bolsillo a lo largo del año, en lugar de recibir una gran cantidad en enero y febrero cuando deben pagar su deducible.

“Esa es una disposición realmente útil”, dice Neuman.

Otra parte de la ley requiere que las compañías farmacéuticas paguen reembolsos a Medicare si los precios de sus medicamentos aumentan más rápido que la inflación, como ocurrió con la mitad de todos los medicamentos cubiertos por Medicare de 2019 a 2020, según KFF.

AARP encontró que los 25 medicamentos recetados más vendidos de la Parte D triplicaron su precio, en promedio, desde que salieron al mercado.

Los reembolsos de inflación podrían reducir los costos para los beneficiarios de Medicare, o al menos frenar los aumentos de precios. Pero, según Neuman, también podrían llevar a los fabricantes a compensar elevando los precios de sus nuevos medicamentos u otros medicamentos que venden.

Medicare también podrá negociar con las compañías farmacéuticas los precios de los medicamentos recetados más populares de Estados Unidos, a partir de 2026.

Los primeros 10 de ellos se anunciarán antes del 1 de septiembre y se espera que incluyan algunos anticoagulantes, medicamentos para la diabetes y medicamentos contra el cáncer.

Pero las empresas farmacéuticas están luchando contra este cambio en los tribunales. “Creo que las compañías farmacéuticas harán todo lo posible para luchar contra la propuesta y decir ‘el cielo se está cayendo'”, dice Purvis.

Entonces, si alguna vez se llevará a cabo la negociación de precios de medicamentos es una pregunta abierta.