El juez en el caso de Donald Trump del 6 de enero ha enviado a la cárcel a al menos 38 alborotadores del Capitolio, a menudo por más tiempo del recomendado por los fiscales.

El juez ha enviado a prisión a 38 alborotadores del Capitolio, a menudo por más tiempo del recomendado por los fiscales.

Trump comparecerá el jueves ante la jueza del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, Tanya Chutkan, una ex defensora pública asistente que fue nominada al cargo por el presidente Barack Obama. A menudo ha impuesto sentencias de prisión en los casos de disturbios del 6 de enero de 2021 que son más severas de lo que recomendaron los fiscales del Departamento de Justicia.

Trump fue acusado el martes de cargos penales federales por sus persistentes esfuerzos para anular los resultados de las elecciones de 2020 en los dos meses previos al asalto violento al Capitolio de los Estados Unidos por parte de sus seguidores.

Chutkan ya ha fallado en contra de Trump en un caso separado del 6 de enero. En noviembre de 2021, rechazó su solicitud de bloquear la divulgación de documentos al comité del 6 de enero de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, al afirmar el privilegio ejecutivo.

Rechazó sus argumentos de que podía ejercer privilegio sobre documentos de su administración incluso después de que el presidente Joe Biden hubiera allanado el camino para que los Archivos Nacionales entregaran los documentos. Escribió que Trump no podía reclamar que su privilegio “existía en perpetuidad”.

En una línea memorable de su fallo, Chutkan escribió: “Los presidentes no son reyes y el demandante no es presidente”.

Chutkan ha condenado al menos a 38 personas declaradas culpables de delitos relacionados con los disturbios en el Capitolio. Los 38 recibieron penas de prisión que van desde 10 días hasta más de cinco años, según un análisis de Associated Press de los registros judiciales.

Ella es una de las dos docenas de jueces en Washington, D.C., que en conjunto han condenado a casi 600 acusados por su participación en el asedio del 6 de enero. Más de un tercio de ellos evitó penas que incluían prisión.

Normalmente, otros jueces han impuesto sentencias más indulgentes que las solicitadas por los fiscales. Sin embargo, Chutkan ha igualado o superado las recomendaciones de los fiscales en 19 de sus 38 sentencias. En cuatro de esos casos, los fiscales no buscaban ninguna pena de prisión en absoluto.

Chutkan ha afirmado que la prisión puede ser un poderoso disuasivo contra la amenaza de otra insurrección.

“Todos los días escuchamos informes sobre facciones antidemocráticas que planean violencia, la amenaza potencial de violencia en 2024”, dijo en diciembre de 2021 antes de condenar a un hombre de Florida que atacó a agentes de policía a más de cinco años de prisión. En ese momento, esa sentencia fue la más larga en un caso del 6 de enero.

“Tiene que quedar claro que intentar derrocar violentamente al gobierno, intentar detener la transición pacífica del poder y agredir a agentes del orden en ese esfuerzo será castigado de manera absolutamente segura”, dijo.

El juez Trevor McFadden, nominado por Trump, sugirió durante una audiencia en 2021 que el Departamento de Justicia estaba siendo demasiado duro con aquellos que irrumpieron en el Capitolio en comparación con las personas arrestadas durante las protestas por la injusticia racial después del asesinato de George Floyd en 2020.

Sin mencionar a su colega, Chutkan criticó la sugerencia de McFadden días después.

“Las personas se reunieron en todo el país el año pasado para protestar por el asesinato violento por parte de la policía de un hombre desarmado. Algunos de esos manifestantes se volvieron violentos”, dijo Chutkan durante una audiencia en octubre de 2021.

“Pero comparar las acciones de personas que protestan, en su mayoría pacíficamente, por los derechos civiles, con las de una turba violenta que busca derrocar al gobierno legítimamente elegido, es una falsa equivalencia y pasa por alto un peligro muy real que el motín del 6 de enero representó para los cimientos de nuestra democracia”.