Cuba prohíbe el acceso de las empresas a los cajeros automáticos y limita las transacciones en efectivo

Cuba prohíbe acceso de empresas a cajeros automáticos y limita transacciones en efectivo

LA HABANA, 3 de agosto (ANBLE) – El Banco Central de Cuba emitió esta semana normas que prohíben a las empresas estatales y privadas utilizar cajeros automáticos y limitan las transacciones en efectivo entre ellas, en un intento por controlar la inflación desbocada y las actividades económicas no registradas en medio de una grave crisis económica.

Las regulaciones entraron en vigencia el jueves. Limitan las transacciones en efectivo a 5000 pesos y se implementarán gradualmente en un plazo de seis meses, según informaron los medios oficiales.

El gobierno fija el valor del dólar en 24 pesos y en 120 pesos para empresas seleccionadas, turistas y residentes, aunque hay pocos dólares disponibles para el intercambio. Actualmente, el dólar se cotiza a 230 pesos en el mercado informal. Las autoridades comunistas buscan frenar la inflación galopante, que el gobierno cifra en un 45% hasta ahora este año, y controlar la devaluación del peso mediante una serie de medidas para promover la “bancarización” en el país y fomentar el uso de los “pagos electrónicos”, según un comunicado publicado el jueves en los medios oficiales.

La inflación se situó en un 39% el año pasado y más del 70% en 2021, según el gobierno, aunque muchos expertos afirman que estas cifras subestiman la tasa real debido al crecimiento del mercado informal.

El ministro de Economía, Alejandro Gil, afirmó a finales del mes pasado que el producto interno bruto creció un 1.8% en la primera mitad del año, pero aún se encuentra 8 puntos porcentuales por debajo de los niveles pre-pandemia de 2019, lo que ha provocado escasez de alimentos, medicinas, combustible y otros bienes básicos, así como largas filas para comprarlos cuando están disponibles.

La crisis ha generado una falta de confianza en el sistema bancario estatal, lo que ha resultado en la falta de efectivo en algunos cajeros automáticos a medida que las empresas los utilizan, dejando a los residentes en apuros.

Las regulaciones establecen como objetivo que “las cobranzas y los pagos entre actores económicos no sean en efectivo… sino que se realicen electrónicamente”.